La cooperación internacional como mecanismo para combatir al crimen organizado

La cooperación internacional como mecanismo para combatir al crimen organizado 

Por: Abg./Lic. Alicia Salgado Macías 

La Posguerra Fría y el resultante impulso de la globalización, provocó una mayor apertura de las fronteras a nivel mundial, pero también dio paso a la presencia de nuevas amenazas que atentan en contra de la seguridad internacional. Dentro de estas, se ubica la delincuencia o crimen organizado transnacional que hoy en día es uno de los grandes desafíos para la estabilidad de los Estados. Ante tales circunstancias, la cooperación internacional ha surgido como un mecanismo de asistencia que cada vez toma mayor fuerza entre los Estados. Este recurso tiene como esencia la colaboración recíproca entre los países con el fin de conseguir un beneficio mutuo. 

Ahora bien, la delincuencia organizada, vista como un problema mundial, afecta a todas las naciones, principalmente a las menos desarrolladas. Por tal razón, desde inicios del siglo XXI, ciertos países han concebido la idea liberalista de cooperar unos con otros con el fin de adoptar medidas de carácter regional y mundial que enfrenten a estas redes criminales. En efecto, las Naciones Unidas impulsa a sus Estados miembros a facilitar la aplicación de medidas tendientes a la asistencia mutua, esto a través de la incorporación de ciertos instrumentos internacionales tales como la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y sus Protocolos.  

En este sentido, la cooperación internacional representa una propuesta viable para combatir eficazmente a estas redes criminales y contrarrestar los problemas económicos, sociales y políticos que acarrean, todo esto a través de instrumentos que fomenten la cooperación entre distintos Estados, asegurando de esta forma una verdadera seguridad nacional.